*Lista secreta de cosas que hacer (más y menos) con Lola y Valentina. No necesariamente ahora, ni tampoco todo el rato, pero sí para anotar en algún lugar mental bien a mano para no perderlas nunca de vista:

Más…
… Atardeceres desde un sillón cómodo.
… Granizados de limón con la sal del mar aún picando en la piel.
… Ensuciarse las manos.
… Remolonear sobre sábanas blancas limpias.
… Tardes entretenidas con papel y lápices de colores.
… Excentricidad, en el sentido más amplio de la palabra.
… Imaginación para inventar cuentos, historias y palabras que solo nosotros conocemos.
… Bailar en cualquier momento y con cualquier pretexto.
… Helado. A todas horas, por favor.
… Cantar (mal) a voz en grito. Da igual si es en la calle, da igual si tenemos que inventarnos la letra, pero cantar.
… Besos. Tan simples como efectivos.
… Viajes. A cualquier sitio, en cualquier circunstancia o época del año. En coche, en tren, en avión. Viajar, esto no es negociable.
… Ferias, verbenas y cumpleaños. Más fiestas, en definitiva. Más celebrar.
… Ligereza.

Menos…
… Sentido del ridículo.
… Vivir pegada al teléfono móvil.
… Mirar constantemente la hora como si realmente importara.
… Tristeza camuflada de melancolía.
… Intensidad.
… Miedo, a todo en general: a equivocarse, a decir lo que uno piensa, a ser quien quieres ser.
… Pereza.
… Reglas para todo.

Foto vía Pinterest.

Foto vía Pinterest.